Holanda

Remy Van Kesteren

«Su extenso currículo clásico, que le traslada a cualquier parte del planeta y como solista en las mejores orquestas,  no es impedimento para que Remy se adentre en otros estilos»

20:00 h.

Sábado 4 de julio

Arpa, efectos

Remy Van Kesteren

En esta nueva generación de arpistas emergentes Remy van Kesteren (Holanda) es, sin lugar a dudas, uno de los más grandes talentos, reconocido artista y en cuya extensa agenda de conciertos internacionales reserva espacio para nuestro festival.  Desde una temprana edad Remy ha ganado, o posicionado entre los primeros, prestigiosos premios y certámenes como  el “concurso internacional de arpa de Moscú” o el “internacional de arpa de Israel”, siendo de especial interés remarcar que fue galardonado en 2009 como “joven talento clásico de Holanda”.  Su extenso currículo clásico, que le traslada a cualquier parte del planeta y como solista en las mejores orquestas,  no es impedimento para que Remy se adentre en otros estilos como el jazz, música electrónica, experimental  e incluso el pop, donde ha actuado con grandes del género como Anastacia o los Jacksons.

Lanzó su primer álbum en solitario, titulado Remy, en el año 2012, con obras de Smetana, Holliger, Bach, Shostakovich y Renié,  cosechando excelentes titulares de la prensa. Prosiguió con Memento (2014) y  Eyes (2016), que significó su primera entrega de temas exclusivamente propios.  Incansable en la búsqueda de sonidos y experiencias nuevas, Remy ha aportado valiosas impresiones e ideas al fabricante de arpas Salvi para la construcción de un  arpa de pedales exclusiva en su número de cuerdas (49 en lugar de 47) y sistema de apagado o sordina.  Sus proyectos artísticos pueden alcanzar formatos muy peculiares, como es el que ofrece con una «orquesta robot”, donde el artista lleva a cabo un concierto acompañado de instrumentos robotizados. Por otra parte, en versiones tampoco no parece tener límite, atreviéndose con temas que jamás esperarías de un arpa, Malamente ( Rosalía), como curiosa muestra.

El concierto de Remy Van Kesteren en Sentmenat podrá albergar cualquier modalidad musical, pero impregnada con la visión artística y puesta en escena de quien está continuamente trasladándose a nuevos mundos, dejando claro que los arpistas contemporáneos plasman otra estética en nuestro ideario.

Japón

Nakagawa & Taniguchi

«una experiencia auténtica y moderna que nos traslada a los sentimientos japoneses a través de sus sonidos»

23:00 h.

Sábado 4 de julio

Koto, voz, taiko, percusión

Karin Nakagawa, Takuya Taniguchi

Karin Nakagawa (Ibaraki, Japón) se crió en una familia de músicos y comenzó sus estudios de piano a la edad de 3 años. Con 12 años Nakagawa se interesó de forma extraordinaria por el Koto, el arpa japonesa utilizada habitualmente en la música tradicional y de raíz nipona. El instrumento tiene en su versión común 13 cuerdas, pero Karin, con tan solo 12 años  y debido a su gran capacidad de absorción y su innata expresividad artística, tuvo la necesidad de renovarse en el koto de 25 cuerdas, un formato extremo reservado a los virtuosos que llevan el instrumento a otros ámbitos musicales. Tras su graduación comenzó actuando como cuenta historias, muy representativo de la cultura japonesa, y prosiguió trabajando con grandes artistas de diferentes campos, lo que le ha permitido desarrollar su propio estilo de canto y ejecución.  Karin es en la actualidad una de las pocas expertas del  Koto de 25 cuerdas, referencia destacada de la  nueva música japonesa que, sin rechazar las raíces,  ha encontrado la manera de abrir  puertas internacionales a un instrumento que hasta el momento se nos mostraba desconocido.

Takuya Taniguchi nació en Fukui (Japón) y vive desde el año 2011  en Munich (Alemania). Toca el Taiko, traducido literalmente como “gran tambor”, desde la temprana edad de 3 años. Con tan solo 16 años gana el premio especial del “Festival mundial de música juvenil de Viena” y poco después es aceptado como integrante de la formación “Fuun- Nokai” del prestigioso maestro Eitetsu Hayashi. En Europa formó parte del grupo alemán “Drumaturgia” y ha estado de gira con el “World percussion Ensemble” y “Walter lang”. Takuya es uno de los pocos percusionistas de Taiko que por su intachable lenguaje y escenificación  nipona, así como por la integridad con la que lleva a término su espectáculo, se permite actuar como solista sin que en el resultado se eche de menos armonía alguna.

karin y Takuya trabajarán juntos en el espectáculo “Sounds of Daybreak – A Fresh Take on Japanese Koto and Wadaiko Art”, una experiencia auténtica y moderna que nos traslada a los sentimientos japoneses a través de sus sonidos. Un programa único donde ambos, expertos en su campo, enlazarán estilos clásicos y contemporáneos con energía y emoción pero sin el uso de efectos suplementarios, sin sucedáneos, logrando un show atemporal en el que sin duda el público se diluirá en sus historias hasta creerse emplazado al mismo Japón.

Share This